Saltar al contenido

¡Ayuda! ¡Mi gato no hace caca!

¿Por qué ocurre esto? ¿De qué manera puedo asistirlo?

De exactamente la misma forma que los humanos, los gatos tienen necesidades biológicas. Y cuando deben ir, sencillamente deben hacerlo. ¿Mas qué sucede cuando tu gato o bien gato no está evacuando apropiadamente?

Es un inconveniente bastante común entre los progenitores de mascotas que los gatos orinen fuera de la caja de arena o bien tengan diarrea.

Mas cuando los gatos no hacen caca (o bien no pueden), es considerablemente más extraño.

Lo normal cuando son pequeños es que hagan sus cosillas en el primer lugar que les guste, hasta el momento en que aprendan a emplear la caja de arena.

No obstante, para esos gatos jóvenes que no hacen caca, esto es lo que has de saber.

¿Por qué razón mi gatito no hace caca?

Si tu gato no ha hecho sus cosas, por poner un ejemplo, a lo largo de veinticuatro horas o bien más, puede deberse a los próximos motivos:

  • Desparasitación reciente
  • Esterilización reciente
  • Ansiedad de separación
  • Nuevo ambiente
  • Problemas médicos

Si tu chiquitín ha sido últimamente desparasitado o bien esterilizado o bien capado, es totalmente natural que no defeque en el trascurso de las próximas veinticuatro horas.

La mayor parte de los gatos padecen de ansiedad cuando se apartan de sus madres o bien sus hermanos, o bien sencillamente de sus viejos dueños. No puedes forzar a un gato a que le guste por un instante su nueva casa o bien piso y su nueva familia. No importa cuánto amor y devoción muestres a tu mascota, debes ser paciente hasta el momento en que se acostumbre.

Ciertos consejos para un gato nuevo en casa.

El nuevo ambiente abrumará sus sentidos. Aparte de negarse a hacer sus cosas seguramente asimismo deseará ocultarse de ti.

Por último, tu gato podría no estar evacuando debido a un problema médico no diagnosticado. Si pasa dos días de esta forma, debes llevarlo al veterinario.

mi gato no hace caca

¿Qué debo hacer si mi gato no hace caca?

En vez de entrar en pavor, debes continuar paciente. Hay múltiples cosas que puedes hacer para asistir.

Procura hacer que la habitación del gato sea lo más agradable posible. Concéntrate en la temperatura entorno, lugares cómodos para dormir, juguetes y niveles de estruendos. Los gatos precisan adiestramiento, mas asimismo precisan seguridad y comodidad.

No dejes que el gato deambule por tu casa. Guárdalo en una habitación y no dejes que los pequeños accedan a él en los próximos días. El agobio y la ansiedad pueden dañar el sistema inmune subdesarrollado del gato y pueden provocar más problemas médicos.

Mudar la dieta

En contraste a los humanos y los perros, los gatos no tienen una fuerte sensación innata de deshidratación. Como tal, si nutres a tu gato con comida para gatos seca y no está tomando suficiente agua por sí solo, puede tener inconvenientes para evacuar.

Cambia sus comestibles a comida para gatos húmeda, conveniente para gatos recién nacidos. Ten presente que posiblemente tu mascota tenga diarrea al pasar de una comida a otra.

Mueve la caja de arena

Los gatos son exageradamente frágiles mientras que hacen sus necesidades. Tener un caja de arena automática no es la opción mejor para los gatos pequeños puesto que sus ruidos y movimientos pueden atemorizarlos.

Opta por una caja de arena tradicional y si el gato no la está utilizando, muevela a otro sitio. Utiliza una habitación más sigilosa de tu hogar. No dejes luces encendidas en la habitación de la caja de arena. Los felinos son criaturas nocturnas y, en ciertos casos, la luz refulgente puede irritar sus ojos y moelstarlos.

Otra idea es desplazar la caja de arena a exactamente la misma habitación que la estación de nutrición, limitando de esta forma el acceso del gato a otras habitaciones, aparte de la designada. Sencillamente pone el arenero lo más lejos posible de el alimento y el agua.

Estimulación del abdomen y la zona anal para asistir a tu gato a hacer caca
Para finalizar, puedes forzar el proceso de defecación estimulando el organismo del gato. Con una toallita húmeda y tibia, masajea suavemente el área del abdomen del gato. De este modo vas a estar imitando lo que su madre haría con su lengua tras haber comido. Se gentil mas suficientemente firme para mantener el gato y que no se atornille.

Si masajear el abdomen no marcha, mueve la lona de manera lenta desde su barriga cara su área anal. Masajea la parte posterior suavemente y no lo hagas a lo largo de más de un minuto.

Si el gato no ha orinado o bien defecado aun tras la estimulación, es hora de llamar al veterinario.

Existe la posibilidad de que tu mascota tenga un problema médico no diagnosticado. En tal caso, es de relevancia intrínseca actuar a teimpo si deseas que tu amigo esponjoso lleve una vida feliz, larga y próspera.